sábado, 18 de noviembre de 2017

Diario de Campaña: Sesión 27 (muerte entre las flores)

En nuestra sesión anterior los aventureros se quedaron en una sala vacía durante su búsqueda de una entrada al patio interior del templo. Su intención era encontrar la fuente de un grito desgarrador que escucharon anteriormente, sin olvidar que su misión principal es encontrar prisioneros procedentes de la ciudad libre de Falcongrís.

Sesión 27


Tras discutirlo unos instantes, el grupo decide explorar la gruta con la que se toparon anteriormente y que se adentraba en la tierra. Sus dimensiones no son las más idóneas para el grupo, pero deciden que Khazhak abrirá la marcha. Con cuidado el grupo se adentra en el corredor, y al poco oyen ruidos que no pueden emplazar y que parecen provenir de algún tipo de criatura que se arrastra por las cercanías. Con cierta intranquilidad el grupo llega a una encrucijada de caminos. Deciden continuar por el corredor de mayor tamaño hasta que llegan a una sala. El suelo está lleno de desperdicios en descomposición y una escala de metal sube por la pared hasta una trampilla del techo. El grupo sube, y tras desbloquear la trampilla se asoman a una sala con varios presos encadenados a la pared. En el centro de la sala, un ogro blande un látigo mientras vigila a los reos. Khazhak sube sin ser visto, y tras pasar unos instantes evaluando la situación, queda convencido de que hay algo raro en la habitación. El ogro simplemente parece estar ahí plantado sin verle. Al final coge una moneda de cobre y la lanza. La moneda repiquetea contra el suelo, y en ese momento la ilusión que imperaba en la sala se desvanece.

Los presos no son tal. Sin la ilusión Khazhak debe enfrentarse a seis zombis que por supuesto no están encadenados a la pared. Sin duda la habitación es una gran trampa. Los zombis atacan sin dilación pero Jidra no va a dejar al enano solo. Implorando el poder de Fharlangh, consigue afectar a los zombis que huyen hacia el fondo de la sala. El resto del grupo termina por subir hasta la habitación y terminan con los zombis poco a poco.

Superado el enfrentamiento, el grupo explora las salas contiguas a la falsa prisión. No hay señales de más enemigos. Un poco más adelante, en un lateral del pasillo por el que avanzan, dan con otra sala vacía que destaca por tener dos grandes velas a las que les faltan varios pedazos de cera. El grupo piensa que quizás sea otro tipo de trampa, por lo que no la exploran y continúan avanzando. El pasillo desemboca en una especie de pequeño jardín. Dos arpías aparecen de repente y comienzan a cantar. Khazhak y Jidra caen bajo su influjo y reciben las atenciones de las garras de las criaturas. Comienza un combate desesperado en el que khazhak y Jidra caen junto con una de las arpías. Cedrick hiere con una flecha a su compañero Volkas, que termina cayendo también. Parece que el combate se resolverá en un uno contra uno. Lamentablemente para el grupo Cedrick demuestra no ser rival para la arpía que consigue abatirle. Todo parece perdido, pero es en ese preciso momento cuando Volkas recupera la consciencia. Apelando al poco poder mágico que le queda consigue invocar dos pequeños proyectiles. El primero apenas si causa daño a la criatura, pero el segundo termina por matar a la arpía.


Sus tres compañeros yacen en el suelo. Volkas se dirige a toda prisa a ayudar a Jidra y consigue estabilizarlo. Aún le quedan hierbas, pero para cuando llega hasta Khazhak y Cedrick es demasiado tarde. Sus compañeros han muerto. A todas luces la misión ha sido un fracaso. Volkas arrastra el cuerpo de Jidra hasta la salida mientras oye como los guardias se han topado con las señales de la lucha y se ha dado la voz de alarma.

Fharlangh sigue estando del lado de los aventureros, pues solo así se explica que Volkas llegue hasta la embarcación que puede sacarles de la ciudad. Seis días después entran en el puerto de Visalva, donde informan de lo sucedido al agente de Falcongrís. Ese ojo en llamas parece preocuparle sobremanera, pero poco se puede hacer en ese momento. Siete días después, unos recobrados Volkas y Jidra están de vuelta en la posada del Dragón Plateado. Es ahí donde se enteran de que unos días atrás se pudo sentir una gran explosión en la ciudad. Todos creen que se produjo en las ruinas del castillo de Falcongrís, pues poco después se vio una gran columna de humo de colores que ascendía hasta el cielo desde esa dirección.

Volkas también tiene tiempo para reunirse con Luel. Ya ha terminado el encargo de descifrar el diario de Zelligar que le dejaron como encargo. Luel les informa de que el lugar llamado Rappan Athuk que aparece en el diario podría ser una ciudad subterránea creada hace al menos 700 años por miembros de la etnia Ur-flan. Una tribu de flaenios que se cree levantaron un gran imperio antes de la época de las grandes migraciones. Su paso por la historia parece haberse desvanecido, aunque se sabe que fueron grandes hechiceros y nigromantes que cimentaron su reino sobre el terror. Luel también les informa de que Vecna, el terrible dios de los secretos, pudo ser en su día un hechicero Ur-flan. Al menos eso creía Zelligar, que parecía estar obsesionado con dos objetos de gran poder: el ojo y la mano de Vecna. Por alguna razón estaba convencido de que esos objetos se guardaban en Rappan Athuk, y que la ciudad se encontraba en el centro del pantano al sur de Falcongrís.


Tras meditarlo unos días, Volkas y Jidra deciden que es tiempo de retomar el asunto de los salones de  Zelligar y Raghnar, aunque para ello tienen que hablar antes con sus dos antiguos ayudantes Mylon y Delar ...




   

domingo, 12 de noviembre de 2017

La Rolparty 2017

Dicen por ahí que estamos ante una nueva edad de oro en lo que a nuestra afición se refiere. No sé si será verdad o no, pero a nivel personal difícilmente me puedo quejar. Una buena muestra de ello es que ya con cierta edad --sumadle niños y otras responsabilidades familiares--, seguimos pudiendo disfrutar de nuestra quedada anual (¡y van cinco!).

Por encima de jugar unas buenas partidas en una mesa de verdad, poder dedicar todo un fin de semana a pasar tiempo con tus amigos de toda la vida es simplemente un lujo. Uno que creo que es especialmente importante atesorar, y que cobra incluso más importancia con el devenir de los años. Algo que recomiendo fervientemente como remedio contra todos los males de nuestro tiempo. A fin de cuentas, si un médico homeopático puede recetarte una mierda azucarada ¿por qué no voy yo a poder hacer algo similar? sobretodo teniendo en cuenta que los dos métodos comparten la misma base científica. Y para terminar de cumplir con la tradición, aquí llega la reseña que debe dejar constancia de la proeza lograda por nuestros estómagos. Vamos al lío.

El lugar


Los más aventureros del grupo querían este año organizar una salida al monte el sábado por la mañana ¡habráse visto! ya metemos hasta actividades deportivas. Eso nos obligó a buscar un nuevo lugar. El elegido fue una casa rural en las cercanías del Mondúver, en las inmediaciones de Gandia. La casa en cuestión es una remodelación de un antiguo monasterio cisterciense, por lo que la cosa pedía partida de Aquelarre. Como este año no ha podido ser, tendremos que volver el año que viene para subsanar la falta. No nos costará mucho puesto que la casa cuenta con un comedor muy amplio y una mesa de esas hechas para durar toda la vida.

Una mesa de las que dan gusto

Los asistentes y la llegada: las primeras horas.


Ojalá pudiera decir que este año nos hemos juntado todo el grupo al completo, pero una vez más no ha podido ser. Al menos hemos recuperado a alguna de las ausencias significativas del año pasado, y el sábado incluso llegamos a ser seis. Sin duda es un avance con respecto al año anterior, y solo espero que sea un adelanto de lo que lograremos el año que viene. La esperanza es lo último que se pierde.

Esta año, además, nos juntamos todos el viernes un poco antes de cenar. Otra pequeña mejora con respecto al año anterior. Lo que no cambia es empezar con una buena cena, sobretodo por la compañía, ya que las tapas del lugar elegido dejaron un poco que desear.

Las partidas


1. Savage Worlds

Tras la cena y el café de rigor llegó la hora de meternos en harina. Este año me tocó iniciar las partidas con un nuevo "one-shot" de Savage Worlds. El grupo ya me había dicho que tenía ganas de jugar a la Liga de los Hombres Extraordinarios Años 80, pero como la aventura que podrán encontrar en el enlace no es muy de mi agrado, preparé una más de mi gusto titulada "The Gauntlet". A ver si encuentro un poco de tiempo y la subo como descarga.

La premisa era sencilla, cuatro personajes icónicos de los 80 son reclutados por el gobierno para investigar asuntos extraños en suelo americano. En concreto, la aparición de una especie de perro zombi en una ciudad del centro oeste llamada Raccoon City. No creo que haga falta contar mucho más. A grandes rasgos la partida fue bien. Uno de los jugadores no había probado nunca el sistema pero se cogió sin problemas.

Uno de los agentes de The Gauntlet

Bichaco gordo al final del pasillo. Nada que una buena UZI no pueda remediar

La única pega es que la aventura cuenta con un final "falso" antes del climas definitivo y los jugadores se quedaron en ese primer final sin saber muy bien como continuar. Lamentablemente no me quedó más remedio que cerrar la partida en ese punto. Una lastima --solo achacable a mi falta de pericia-- puesto que creo que a nadie le hubiera importando jugar un poquito más ¿el primer caso de roleo interruptus? lo achacaremos a la edad.

2. Heroquest

Sí, han leido bien, Heroquest. Como decía al principio, la idea para el sábado por la mañana era que una parte del grupo hiciera una salida a la montaña mientras otros nos quedábamos a almorzar, compartir alguna cerveza y darle duro a algún juego de mesa. Una tortura, como pueden ver. Al final el grupo montañero no se coordinó muy bien y a la hora del almuerzo ya estábamos todos reunidos. Así que almorzamos, y como el Battletech se nos hizo muy cuesta arriba, sacamos el viejo Heroquest.

Hay todo un mundo ahí fuera

¿Puedo decir que solo siento lástima por los que piensan que este juego ha envejecido mal? Me lo pasé tan bien como cuando jugábamos en los 90. No me importaría repetir el año que viene. Ni Dioni ni su infame Heroquest 25 aniversario han conseguido arruinar las sensaciones que este juego me producen. Alabado sea Morcar.

Uno de los grandes. Casi treinta años después aún sigue dando guerra

Y así, sin casi darnos cuenta, se nos hizo la hora de comer. Porque sí, si está quedada va de algo, no es de pasar hambre. Teníamos encargada una "paella" (malditos alicantinos con su pelota y su pimiento) de la que dimos buena cuenta, tal y como atestiguan las siguientes fotos. He de decir que contamos con la ayuda de Oscar, que se quedaría con nosotros hasta pasada la cena.

Los alicantinos le llaman paella a todo. Sí, me encantan los flames.

Si podemos enfrentarnos a dragones, también a paellas con pimiento y pelota

3. La Leyenda de los Cinco Anillos

El sábado por la tarde tomó el relevo en la dirección nuestro querido "Meso". El gran maestro de las partidas cabronas donde los jugadores terminan a tortas entre ellos. Para este año preparó un nuevo juego nunca antes catado por nosotros: La Leyenda de los Cinco Anillos. Como todo nuevo juego, dedicamos un poco de tiempo a conocer la ambientación. Mi mente simplona la resume como "Vampiro con Katanas". Un juicio que seguro no le hace justicia, pero no doy para más.

Parece una partida inocente, pero con el Meso nada es inocente

La partida comenzó en la corte del clan Cangrejo. El señor del clan nos encargó --no sé en que estaría pensando-- que investigaremos los posibles trapos sucios al rededor del futuro casamiento de uno de sus capitanes más valiosos con una Fenix. Una partida que nos hizo descubrir la fina tortura que representa una avalancha de nombres pseudo-japoneses sin fin. Y es que en algún momento pensamos en hacernos el seppuku ante la dificultad de seguir la trama entre tanto nombre parecido. Pero como somos aguerridos aventureros sobrevivimos destapando una trama para arruinar el honor del general Cangrejo, llevándonos por delante la boda, eso sí.

Moverse entre los entresijos de la corte da hambre, así que dejamos en pausa la partida y nos fuimos a cenar. Repetimos en el mismo lugar que la noche anterior, pero esta vez ya íbamos resabiados: nada de tapas. En su lugar encargamos una buena "torrá" y un poco de careta a la brasa. Espectacular. 



Con el estómago lleno --basicamente el estado en el que estuvo durante todo el fin de semana-- nos despedimos de Oscar y volvimos a enfundarnos en nuestras armaduras de Samurai. Poco más que decir. Me gustó la experiencia y no me importaría repetir. De hecho la aventura consta de tres actos y el último se nos quedó pendiente. Una gran oportunidad para organizar una noche de cena y partida. Por excusas que no quede.

4. El Señor de los Anillos (SDLA)

Y así llegamos al domingo. Lo bueno de respetar un cierto horario el sábado por la noche (nos retiramos a las 2 AM) es que la partida del domingo no sufre de jugadores con síndrome de falta de sueño. Todo un acierto, ya que permite disfrutar de todo el fin de semana y no perjudica a quien ha dedicado un tiempo precioso a preparar la última de las partidas. En este caso +Lassar Layam ¡y nada menos que a nuestro querido MERP!

Casi se me caen las lágrimas al ver mi querido libro rojo una vez más sobre la mesa de juego. Muchos dirán que el Anillo Unico es una representación más fiel del mundo de Tolkien. No lo dudo, pero esa no es mi Tierra Media. A la porra con el mundo de Tolkien. Aunque me tachen de hereje mi Tierra Media es la de los módulos de ICE/JOC, la que he recorrido durante años. No en vano no leí las novelas hasta tiempo después de poseer el juego.

¡Me encanta el olor a crítico por la mañana!

Para la ocasión +Lassar Layam preparó un despliegue de medios que dejó lo que habíamos preparado los demás a la altura del betún. Menudo crack. Losetas, miniaturas, muros, puertas, etc. No faltó de nada (ni siquiera un buen almuerzo a base de fuet de la zona). De esta guisa nuestros personajes de toda la vida volvieron otra vez a la vida para explorar las ruinas de la biblioteca de Annúminas. Lo disfruté como un enano.


Va a ser muy difícil igualar este despliegue de medios

Clausura


Pero como todas las cosas buenas, la quedada del 2017 también llegó a su fin. A eso de las 3 PM recogimos y emprendimos la vuelta a casa. No sé los demás, pero en mi caso no comí y apenas pude cenar un yogurt. Un pequeño precio para un fin de semana de diez. El año que viene más y mejor.




domingo, 29 de octubre de 2017

Diario de Campaña: Sesión 26 (Entre orcos)

Nuestros aventureros estaban explorando las ruinas del viejo templo que ahora es la guarida de una organización de esclavistas, tal y como se relata aquí. ¿Cómo se desenvolverán en el recinto? ¿terminarán por ser descubiertos? Veamos que ocurre en un nuevo "Actual play" de nuestra campaña en Falcongrís.

Sesión 26


Tras pasar sin problemas la habitación de la Drosera gigante, el grupo tiene la opción de continuar por la izquierda, por la derecha o seguir avanzando. Prueban primero el pasillo de la izquierda. Termina pronto en una puerta en buen estado. Khazhak pega el oído y escucha el sonido apagado de unos caballos. Con delicadeza comienza a abrir la puerta para descubrir una especie de establo y un orco, que sentado sobre una bala de paja, le mira con curiosidad. No tarda en darse la alarma. En la habitación hay tres orcos más que cogen sus jabalinas y hachas de batalla y cargan contra la puerta. Khazhak ya se ha lanzado contra el orco que le descubrió y le hiere de gravedad. Jidra también se lanza al combate pronunciando el nombre de su dios. Los orcos los presionan contra la puerta, dejando a Volkas y Cedrick bloqueados en el pasillo de entrada. Sin embargo, Volkas consigue entonar un Dormir y el orco herido por Khazhak cae bajo el sueño mágico. Un nuevo orco ocupa su puesto, pero se ve estorbado por el cuerpo de su compañero. Las hachas de los orcos son verdaderamente peligrosas, como bien descubre Khazhak en sus propias carnes. Los compañeros se baten con destreza y Cedrick consigue unirse a Jidra para ayudarlo, sufriendo también la mordedura de las hachas orcas. Sin embargo, con las fuerzas igualadas, el combate comienza a decantarse del lado de los aventureros. No pasa mucho tiempo antes de que el último orco caiga abatido. En ese momento los aventureros atan al orco que aún duerme para interrogarlo, pero al despertar intenta gritar y lo silencian para siempre. Tras unos instantes asegurándose de que nadie viene, el grupo explora el establo. Hay dos caballos y un par de grandes puertas que dan al exterior. Todo parece indicar que los orcos estaban aquí montando guardia.

Los aventureros vuelven al cruce de pasillos, cuando escuchan el grito horrorizado de un hombre. Dura poco y termina en poco más que un estertor. Por la dirección del sonido parece que proviene del patio interior del templo. Han podido entreverlo a través de varios agujeros en las paredes durante su camino. Sin embargo, no hay ninguno de esos agujeros donde están ahora. Se dirigen entonces hacia su derecha, pues sería el camino lógico para acceder al patio. Para su consternación no parece tener salida. Solo algunas habitaciones vacías y unas escaleras que descienden y terminan ante un túnel de poca altura, solo apropiado para un enano o un mediano. Khazhak podría explorarlo, pero el resto del grupo no le acompañará y como el grito vino de este nivel, vuelven sobre sus pasos.

Dándose por vencidos, los aventureros vuelven otra vez al cruce de pasillos y toman el camino que les falta. No tardan en llegar hasta el final del pasillo, con puertas a ambos lados. Una de ellas les llama especialmente la atención, puesto que está cerrada con llave --la primera que encuentran cerrada--. Khazhak pega el oído a la otra puerta y escucha unos sonidos apagados. Con las armas listas abren las puertas y se dan de bruces con un grupo de dos orcos y dos humanos. El extraño grupo parece especialmente nervioso, y la habitación, que parece un pequeño almacén, está llena de amuletos de varias religiones colgando de las paredes. De nuevo se produce un combate violento con Khazhak y Jidra en primera línea, mientras Volkas y Cedrick apoyan desde atrás. Los humanos caen pronto presa de los conjuros de Dormir,  y los orcos le siguen después. Aunque victoriosos, los aventureros han sufrido no pocas heridas. Volkas utiliza Identificar para averiguar que la poción encontrada en la guarida de los necrófagos es una poción de curación. Una vez se han recuperado un poco de sus heridas, explorar la habitación, que tiene una salida en la pared opuesta a la de su entrada. Esa puerta da nuevamente a los exteriores del templo. Parece que se toparon con otro grupo de vigilantes. Volkas registra a los caídos y encuentra entre las ropas de los humanos un símbolo bordado, una especie de ojo en llamas que ninguno es capaz de reconocer.


Vuelven entonces su pasos hacia la puerta cerrada con llave. Fuerzan la cerradura y descubren lo que parece ser un cementerio interior, actualmente presa de la vegetación. Tras llegar a la conclusión de que el los orcos y los humanos debían estar asustados de lo que sea que hay en su interior, deciden no explorarlo. Parece que se les han acabado los caminos para seguir avanzando por el templo. Pero Volkas recuerda que cerca de la entrada que han usado para acceder al templo hay otro pasillo que no han explorado por lo que deciden volver para echar un vistazo.

El grupo sale por el establo y recorriendo la pared exterior, pues recuerdan que los esqueletos vigilaban hacia el interior del templo y no hacia el exterior, vuelven hasta la puerta secreta que utilizaron para acceder al templo por primera vez. Lamentablemente ese pasillo también parece una vía muerta, pues termina en una habitación vacía y derruida cuya pared este ha sido restaurada. El tiempo pasa y nuestros aventureros aún no han encontrado lo que buscan ...


viernes, 20 de octubre de 2017

Descargas: A4 El Palacio de los Sueños



Ya tenemos disponible en descarga libre nuestra cuarta aventura. He creado un acceso en el menú del blog para que sea más sencillo localizar los trabajos del Telar de Leyendas. También están disponibles en las páginas y blogs del resto de integrantes del grupo creativo. En el acceso al Telar encontrareis los enlaces, aunque los reproduzco a continuación por comodidad:




Sobre la aventura prefiero no decir mucho. Creo que ha quedado muy bien y es mejor que puedan acceder a su lectura sin ningún tipo de "spoiler". Si acaso solo indicar que es un sentido homenaje a la mítica "La Princesa del Palacio de Plata" y que en páginas es la más larga de las que hemos hecho hasta la fecha --64 páginas--. No habría sido posible sin todo el apoyo que recibimos durante la campaña de mecenazgo de la versión en físico. Aprovecho estas líneas para dar las gracias una vez mása todos los mecenas.

Y para terminar, ¿les he dicho ya que creo que es una gran aventura? La verdad es que no importa mucho, lo bueno de crear material de libre descarga es que no tienen por qué creerme, solo descargarla y juzgar por ustedes mismos.





Diario de Campaña: Sesiones 24 y 25 (Una nueva aventura)

Volvemos a nuestra campaña en Falcongrís tras dejarla pausada para dedicarnos a recorrer el Viejo Mundo, tal y como ha ido recogiendo en su blog nuestro director de juego más cabroncete (dicho desde el cariño, que conste).

La continuación trae consigo algunos cambios a nivel de reglas, ya que en un momento de debilidad se me ocurrió preguntar si los jugadores preferían seguir con Swords & Wizardry o preferían Eirendor, reglamento que tuvieron la oportunidad de probar durante los tests de las aventuras desarrolladas desde el Telar de Leyendas (La Tumba de los Perdidos, Deseos Oscuros y Contra la Hermandad de la Muerte Silenciosa). No creo que haga falta que les diga lo que respondieron los muy trols.



Sesión 24 y 25


Resumo en una sola entrada las dos sesiones puesto que la adaptación de las fichas consumió buena parte de la primera.

En nuestra última partida dejamos a nuestros aventureos en la ciudad libre de Falcongrís, tras volver de las ruinas del castillo y tras entrevistarse con el capitán de la guardia Coran (eventos al completo aquí). Dicho capitán les ofreció una suma considerable (2.000 mo para el grupo) a cambio de investigar las posibles acciones de una organización de esclavistas en la vecina Costa Salvaje. Las autoridades de la ciudad han recibido informes indicando que podía estar tras las desapariciones de viajeros en los caminos cercanos a la ciudad e incluso de algunos ciudadanos dentro de sus muros (como Zarik y Dorshak, que los jugadores conocen bien pero que se guardaron muy mucho de comentar). Tras meditarlo durante un día, acaban aceptando la oferta, liberando de sus obligaciones a Mylon y Delar, que no les acompañarían en esta ocasión.

Según las indicaciones de Coran, un agente de Falcongrís destinado en Visalva (una de las ciudades independientes de la Costa Salvaje) tiene información sobre el lugar donde los esclavistas retienen a sus víctimas antes de su venta o traslado. Por tanto los aventureros deben entrevistarse con él para obtener todos los datos. Si después de eso deciden abandonar son libres de hacerlo, aunque renunciando a la recompensa. El capitán les da los nombres de la posada de La Luna Creciente y de Norwell --el agente--.


Los aventureros parten al día siguiente en un barco para el que tienen pasaje. Coran lo ha organizado todo para que no hayan preguntas y se levanten las mínimas sospechas posibles. Hace varias semanas que han dejado el invierno atrás y el viaje de siete días transcurre sin problemas. Volkas se siente algo inquieto cuando divisan durante el trayecto Radura, su ciudad natal. Su tío aún debe vivir en la misma y no tiene ningunas ganas de reencontrarse con él (cosas de establecer las relaciones sociales durante la creación de personajes con Eirendor).

Una vez en Visalva no tardan mucho en dar con la posada y con el agente. Con algo de disimulo atraen su atención y hablan con él en la intimidad de su habitación. Norwell les cuenta que lleva tiempo siguiendo las fechorías de los esclavistas por toda la Costa Salvaje. Hasta ahora no ha conseguido que Falcongrís se involucre en serio para eliminar el problema, pero ahora que parece que ese problema llama a las puertas de la ciudad quizás cambien de parecer. La clave está en demostrar que las desapariciones en el dominio de Falcongrís se deben a los esclavistas. Para ello el grupo debe infiltrarse en un recinto donde Norwell ha descubierto que los esclavistas retienen a sus víctimas. Si consiguen rescatar a un ciudadano de Falcongrís de los que han desaparecido en los últimos meses, el consejo de la ciudad no podrá mirar ignorar más el problema. Claro que ese recinto son las ruinas de un antiguo templo en Puertoalto, una ciudad costera de La Pomarj, la península al sur de la Costa Salvaje bajo dominio de los humanoides. Una ciudad de orcos, gnolls, ogros y humanos pendencieros que solo los capitanes más osados --o locos-- se atreven a visitar.


Nuestros aventureros no se achantan al conocer los detalles y deciden proseguir con la misión. La gente de Norwell ha apresado un barco pirata que piensan utilizar como vía de entrada. La idea es llegar a primera hora de la noche, desembarcar a los aventureros, que estos se infiltren en el templo y abandonar la ciudad con las primeras horas del alba.

Una vez más el viaje transcurre sin problemas y, tras seis días en el mar, el barco enfila el puerto mientras Luna se muestra tímidamente en el cielo. Poco después el grupo llega hasta las ruinas del templo. Se dirigen a su parte trasera, donde Norwell les dijo que según sus informes debe existir algún tipo de entrada secreta. Tras observar el lugar con detenimiento, Khazhak cree descubrir una puerta trasera en la pared. Parece que algo de luz del interior se filtra a través de las juntas. Todo el grupo se aproxima a la zona y comienzan a revisar la puerta en busca del mecanismo de apertura. Al final Cedrick descubre un falso ladrillo que deja al descubierto un pestillo de metal. Tras accionarlo y abrir la puerta, una barra de metal llena de pinchos sale disparada e impacta en el pecho de Cedrick, dejándolo malherido. Con un esfuerzo sobrehumano consigue no gritar y se introduce junto al resto de los aventureros en el interior.

El templo está lleno de signos del fuego que lo destruyó. Aprovechando uno de los múltiples agujeros en las paredes, Khazhak observa lo poco que queda del piso superior. Así descubren grupos de esqueletos animados que patrullar el perímetro. No parecen vigilar hacia el exterior sino hacia el interior. Los aventureros comienzan a pensar que en el templo hay algo más de lo que esperaban.

En silencio avanzan por un pasillo a oscuras hasta que llegan a una puerta reforzada de forma tosca con listones y barras de metal. A través de unos agujeros en la puerta, Khazhak comprueba que la habitación parece vacía y fuerza la puerta. Tras acceder al interior, de un agujero en el techo, se descuelgan tres necrófagos que atacan al enano. Este recula pero es herido y paralizado por las criaturas. Volkas no tiene más remedio que ponerse en cabeza mientras el resto del grupo lleva el cuerpo de Khazhak a la retaguardia. El mago, haciendo uso de varios manos ardientes, consigue abatir a las criaturas aunque no sin recibir heridas menores.

Tras recuperar el aliento, el grupo decide que no pueden perder tiempo. Jidra invoca el poder de Fharlangh para sanar algunas de las heridas de Khazhak y siguen su camino. Un poco más adelante llegan a una sala cuyo suelo se ha desprendido y yace como escombros y piedras afiladas a unos 10 metros bajo el suelo. A ambos lados aun quedan unos pequeños salientes que permiten cruzar hasta el otro lado, así como un listón de madera bastante grueso que atraviesa el agujero por el centro. Tras sopesar sus opciones los aventureros comienzan a cruzar en línea por el saliente que parece más ancho. Cuando Khazhak, que va en cabeza, llega hasta la mitad del camino, el saliente cede y todos menos Volkas comienzan a caer. Por suerte Cedrick invoca caída de pluma y el grupo aterriza sin problemas. Volkas atraviesa la estancia usando la viga de madera y usando cuerdas saca a sus compañeros del fondo.   


No mucho después se topan con unos barriles llenos de algo que parece vinagre. Abren la siguiente puerta y descubren una inquietante planta gigante que ocupa buena parte del suelo y el techo. La planta parece reaccionar a su presencia e incluso moverse. Arriesgándose a ser descubiertos encienden algunas antorchas que usan para cruzar la habitación manteniendo a raya a la planta con el fuego. Parece que el ardid funciona y nadie los ha descubierto, aunque es pronto para asegurarlo ...






lunes, 9 de octubre de 2017

Descargas: Guía del Mundo de Greyhawk

Por fin he podido terminar un proyecto en el que he estado enfrascado estos últimos meses. Una pequeña guía sobre la ambientación de Greyhawk para mis jugadores. Como fuentes he utilizado principalmente la caja roja de World of Greyhawk y esta otra versión de  autor desconocido.

Obviamente este contenido sigue estando protegido por copyright, aunque espero que se pueda considerar "un uso razonable" --o fair use-- debido a la falta de intención de lucro, lo inédito del contenido (que no fue traducido a nuestro idioma), y que si lo comparto es con la esperanza de que sirva de ayuda a todos los que quieran poder utilizar la gran cantidad de material legal disponible o como ambientación a la nueva edición de las reglas que pronto veremos en nuestro idioma.

Los más conocedores de la ambientación se darán cuenta de que la línea temporal está fijada antes de los eventos de las Guerras de Falcongrís. No es porque reniegue de este evento, simplemente me parece algo que muchos Árbitros pueden querer explotar en sus campañas, además de que la mayoría de los módulos clásicos ocurren justo antes.

Y ya sin más, les dejo con en enlace para su consulta:




sábado, 16 de septiembre de 2017

Reseñas Añejas: C1 The Hidden Shrine of Tamoachan

Tenía pendiente esta reseña desde que preparé El Templo Perdido de Tamoachan para las pasadas Rol en Quart. Una de las ventajas de haber sido un adolescente con un nivel de inglés bastante pobre, y con un acceso muy limitado a cualquier cosa que no estuviera en el mercado español, es que puedo descubrir este tipo de material ahora  y disfrutarlo como se merece.

No voy a decir que todos los módulos o todo lo añejo sea bueno puesto que obviamente podemos encontrar de todo. Sin embargo en este caso concreto sí creo que nos encontramos ante una aventura muy buena. Y eso que parte con el lastre de ser un módulo de torneo. Un tipo de partida que ahora se nos antoja extraño y de difícil encaje en nuestra afición. Pero vamos con los detalles.



Un Poco de Historia


El Templo Perdido de Tamoachan fue originalmente creada como aventura para el torneo de AD&D de la convención Origins' 79. En 1980 se publica ampliado y con el código C1, que es la copia que pueden ver en las fotos y de la que soy el afortunado poseedor. La portada es de Erol Otus y el contenido lo firman Harold Johnson y Jeff R. Leason. En 1981 se publica una reedición con cambio de portada (en marrón en vez de en crema), hasta donde sé no existen cambios entre las dos versiones aunque no dispongo de la versión de 1981 para comprobarlo por mi mismo.

Portada de la reimpresión de 1981
The Hidden Shrine of Tamoachan fue seleccionada en el puesto 18 de la famosa lista de las 30 mejores aventuras para D&D publicada en la Dungeon 116. Solo un puesto por encima de otra de mis favoritas: N1 Against the Cult of the Repitle God.

Para terminar, mencionar que este módulo es uno de los incluidos y adaptados a D&D 5ª edición en el tomo Tales from the Yawning Portal. Los textos y mapas creo que son exactamente los mismos y solo se han adaptado las estadísticas de las criaturas.

Trama


Como en casi todos los módulos de los primeros años de TSR --y en especial los de la serie C-- la premisa inicial no es especialmente elaborada o extensa. Nos encontramos en Greyhawk, la ambientación de referencia en aquella época. Somos parte de una expedición a la jungla Amedia que se encuentra huyendo por su vida de los nativos del lugar, cuando nos encontramos de bruces con el templo. Sin tiempo para hacernos una composición de lugar, un derrumbe termina con nuestros huesos en una cámara subterránea sin posibilidad de volver por donde hemos caído. No nos quedará más remedio que abrirnos paso hasta la superficie atravesando las extrañas cámaras del templo.

La ambientación --y creo que es uno de sus puntos más fuertes-- está basada en las culturas precolombinas, lo que le da un aire diferente y misterioso. Es uno de esos detalles que la hacen diferente a la típica aventura de dungeoneo en busca de tesoro.

Formato y Contenido


La versión de 1980 está compuesta por un cuadernillo de 32 páginas grapadas con las descripciones de las salas y los enemigos, otro cuadernillo de 8 páginas con ilustraciones para los jugadores y la cubierta que está formada por tres secciones para que se pueda utilizar como pantalla del Árbitro. Esa "pantalla" es la que contiene los mapas en el clásico todo azulado, que tengo entendido, trataba de dificultar que se pudiera fotocopiar.



El texto de la aventura --en el libreto principal-- se nos presenta a dos columnas y con cierto texto recuadrado con la información obvia para los jugadores. Las ilustraciones se pueden contar con los dedos de una mano. Las 32 páginas están bien aprovechadas para contar las 54 localizaciones de la mazmorra. Y es que si algo no falta en este módulo es texto. Sin embargo no hay prácticamente cambio de tipografía o estilo, y para dificultar un poco más las cosas, la información sobre las criaturas, los tesoros, las posibles trampas y otra información relevante se encuentra entremezclada. Eso hace muy difícil localizar la información relevante durante la partida. Si el ambiente es uno de los puntos fuertes del módulo, la organización del texto es uno de sus puntos flacos.




El libreto termina con la descripción en detalle de dos de las criaturas del módulo (Nereida y Gibbering Mouther), tres personajes pregenerados, una tabla para calcular los puntos conseguidos por el grupo --para el modo torneo-- y una página resumen con las criaturas que aparecen en las diferentes habitaciones.



Y terminamos con el libreto de las ilustraciones. No hay mucho que contar, en total serán unas 15 ilustraciones (dos por página más la portada) en un tamaño aproximado al A5 (medio US Letter). Hablaremos más de ello en la sección sobre el arte.


Arte


Lamentablemente no aparece por ningún sitio los créditos de los artistas. Sin embargo algunas fuentes aseguran que la portada es de Erol Otus, mientras que las ilustraciones interiores son de Darlene y del propio Erol. Lo cierto es que la firma de Darlene y la de Erol son bastante reconocibles pero también lo es que hay unas pocas ilustraciones que muestran otra firma que yo diría que pertenece a David Sutherland III. Sea como sea a mi parecer todas encajan bien con el tono y la atmósfera que quiere transmitir el módulo, aunque ya sabemos que el arte es muy subjetivo, así que lo mejor es mostrar una selección de lo que nos podemos encontrar y que cada uno juzgue según sus gustos.



  

Comentarios Personales


The Hidden Shrine of Tamoachan me gusta. Me gustó cuando la leí y me gustó cuando la pude dirigir (aunque no la completáramos). Creo que en este caso que se trate de una aventura de torneo es un punto a su favor, ya que nos encontramos ante un trabajo que representa fielmente lo que debería significar "módulo", algo que tienes que adaptar a tu campaña. Y es que al no definir como hemos llegado hasta el templo nos da una gran oportunidad para desarrollar con entera libertad todo el principio. Podemos pasar de puntillas o dedicarle múltiples sesiones a la preparación de la expedición, depende por entero de nosotros. Si se va dirigir como una partida suelta, respetando su espíritu de aventura de torneo, no cometan el mismo error que yo y sean fieles a lo que se indica en el preámbulo.

El tono y la ambientación también son un punto a resaltar. Me encanta el aire precolombino del módulo. Creo que está muy conseguido y es fácil transmitir a los jugadores esa sensación de estar en un lugar extraño y antiguo, muy alejado de su cultura y sistema de valores. Además muchos de los encuentros ofrecen pequeñas explicaciones de como un grupo inteligente --y atrevido-- puede sortearlos mediante la interacción social. No puede ser de otra forma si tenemos que atravesar en apenas dos horas hasta 54 localizaciones en nuestro camino hacia la superficie (que es el objetivo en el juego competitivo).

En el lado negativo está la organización del texto. Este módulo hay que trabajárselo. No es de los que lees por encima y te lanzas a dirigirlo. Se necesita --o al menos yo lo necesité-- leer con atención cada habitación para extraer lo importante, seguramente tomando notas a aparte. Sin embargo creo que el esfuerzo merece la pena, siempre que dispongan del tiempo para ello, claro.